El Jardín de Academos

Cuaderno de Crítica y Poesía

Stalingrado, 1942

stalingrado

 

 

Albo el canto como la nata nívea

que cubre el suelo.

Las voces, entre la congelación y el terror,

surgiendo del centro de la tarta.

 

Raro cumpleaños,

extraña celebración del mundo.

Las velas del pastel:

enormes tanques de guerra,

arrecifes de fuego y horror.

 

Hombre contra hombre,

alemán contra ruso,

como lámparas de carbón

y remordimiento.

 

Una capa de chocolate-tierra,

otra de nieve afilada,

y un chorro de fresa-sangre

para compartir la navidad

matándonos.

 

El nombre de Dios, una granada,

un disparo sobre la nieve,

red de dinamita indescifrable

que limita y eterniza

los contornos del crimen,

el pálido bizcocho coagulado.

 

El llanto, la súplica,

peanes desde el centro,

como una cereza inextinguible,

ojo: svástiga o martillo que amargan.

 

Sapasiva, danke,

cambiamos tostadas por turrón.

Vivimos, nos movemos

como golosinas del festejo cruel.

Morimos diluidos como piedras de azúcar.

Se nos da bien festejar la muerte.

Danke, spasiva.

 

Todo cadáver o túmulo,

cada chorro de sangre frío:

cumpleaños feliz,

carcajada atroz.

Que cumplas muchos,

humanidad de hielo insólito,

lunáticos aviones que sobrevuelan

los cuerpos congelados.

 

YC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 28, 2013 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: