El Jardín de Academos

Cuaderno de Crítica y Poesía

El cubano entre la bondad y la sospecha

syn_allaboutmymother

Vamos a implantar, frente a las campañas de agresiones del imperialismo, un sistema de vigilancia colectiva revolucionaria que todo el mundo sepa quién vive en la manzana, qué hace el que vive en la manzana y qué relaciones tuvo con la tiranía; y a qué se dedica; con quién se junta; en qué actividades anda.

Fidel Castro, 28 de septiembre de 1960

Hemos cambiado la bondad por la sospecha.

Sospechar del que se va, sospechar del que llega. Sospechar del prójimo. Este es uno de los lastres más enquistados en la comunidad cubana.

El estudio de “lo cubano”, al menos después del 59, debería empezar por ahí. Con fundación de los CDR incluida. Incluso, esa sospecha está en los cubanos que aparentan o que pretenden no interesarse en absoluto por “lo cubano”, si es que semejante engendro existe.

Supuestos anticastristas que repiten el cederista, el de vigiliancia, el del comité que llevan dentro,  que les aflora a diario. Antitotalitarios que enarbolan las más humillantes formas del totalitarismo: análogas a la bota militar pisando los manuscritos de Mandelstam.

Para encontrar un paralelo a la “rosa blanca” que cultiva Martí tanto para enemigos como para amigos, o para imaginar esa muy suya “fe en el mejoramiento humano” sólo me vienen dos ejemplos a la cabeza y no son precisamente insulares: La Agrado en Todo sobre mi madre, que confiesa llamarse Agrado porque siempre ha querido hacerle la vida más agradable a los demás y Huma Rojo que declara (encarnando a Blanche DuBois) que siempre ha creído en la bondad de los desconocidos.

Un transexual (La Agrado) y una lesbiana yonqui (Huma) parecen ser los portadores del Evangelio en nuestros días.

Esa confianza innata, esa bondad beatífica que surge en un primer momento y espontáneamente entre cubanos y seres humanos en general, poco después se suele extrañar, porque tenemos una enorme propensión a mal leer, a imaginar detrás de cada línea malas intenciones, terceras y cuartas lecturas, en detrimento de la primera, sin dar importancia a lo que un artículo dice claramente y saltando, sin transición alguna, a especular sobre lo que oscuramente imaginamos acerca del autor y sus supuestas negras intenciones.

No sabemos amar ni leer ni escuchar al prójimo.

Por suerte, a todo cubaneo, a todo totalitarismo hay gente que escapa, que ama y comprende. Y cree en la bondad del desconocido, y abre su corazón sin sospechas a la amistad, al afecto sincero de cubanos y no cubanos, gente que uno logra encontrar, entre golpes y bandazos, a pesar de todo.

Nunca me ha precupado, como le confesaba en estos días en una entrevista a Dainerys Mesa​, no formar “parte de los elementos políticamente confiables. Esa desconfianza, esa tendencia a ver en Cuba a cualquier persona que viaja como potencial emigrante es algo atroz y denigrante.” Pero esa desconfianza salta del oficialismo, de las oficinas de emigración y de las instituciones al vecino y la vida diaria, trasciende fronteras geográficas, nos nombra y nos niega.

Cierto cubano intelectualoide no ha terminado de leer un texto, de comprender un artículo cuando ya está imaginando malas intenciones en el autor. Y me podría dar igual, pero en verdad lo que me da es asco.

A esa sospecha ahora mismo puedo oponer mi asco y un poco de esperanza.

No es una mera coincidencia que yo haya abandonado Cuba un 27 de septiembre a las 11 y 50 pm.

Anuncios

Un comentario el “El cubano entre la bondad y la sospecha

  1. Juan
    febrero 28, 2015

    “Cierto cubano intelectualoide no ha terminado de leer un texto, de comprender un artículo cuando ya está imaginando malas intenciones en el autor. Y me podría dar igual, pero en verdad lo que me da es asco”
    Acaba de dejar de sangrar por la herida, cualquiera diria que es profunda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 7, 2015 por en Autores, Crítica.
A %d blogueros les gusta esto: