El Jardín de Academos

Cuaderno de Crítica y Poesía

‘Sobresalto’ de Néstor Díaz de Villegas

11f10649-de10-4c20-bf7d-8dabed131c05

y en un deseo terrible, súbito, violento, inconcebible,
acelero…
Fernando Pessoa

No hay nada más absurdo en un poeta que explicarle al lector cómo quiere que se lea cualquiera de sus libros o textos. No hay nada más absurdo ni más hermoso. Este absurdo en específico es, además, homérico. Casi el noventa por ciento del poema “Sobresalto” (16 versos de 18) es un símil al más puro estilo épico: Néstor Díaz de Villegas, como Homero, explica lo desconocido por lo conocido, habla del pálpito de la lectura a través del susto en un trayecto accidentado.

Leer siempre como si fuéramos por la carretera de Sintra. 

Pero hay dos elementos que rompen con la tradición épica y son determinantes en este poema: (1) la aparición de la primera persona (tan difícil de encontrar en el narrador de la Ilíada, por ejemplo), y (2) que el sujeto lírico habla directamente al lector potencial. Esa segunda persona que recuerda a los lectores ideales de Hesíodo, Lucrecio o Séneca, nos convoca, como receptores, a la aventura. En contraste con la singular aparición de la primera persona, la segunda está evocada desde el primer verso (“desciendes”) y durante todo el poema. Una llamada persistente al que lee.

El yo de este texto se muestra por primera y única vez con la forma verbal “quiero” y es la que (en el verso 10) interrumpe, por un breve instante, el largo símil que luego se reanuda. Esa economía del yo es, como recurso, un buen modo de singularizarlo, de hacer del deseo (ese que, según Lezama, “abarca la totalidad de la conducta del hombre”) el centro mismo de la poesía.  Lo que pide el sujeto lírico de Díaz de Villegas cuando dice, directa y francamente, “quiero que entiendas”, es que el lector monte en un “carro pasajero” y se deje llevar, como cuando sube a una montaña rusa. El riesgo siempre está ahí.

El poema, que pertenece a la sección “El ford desaparece” del libro Cuna del pintor desconocido (2011), encierra una confesión, un desliz (también calculado) en la primera persona que contrasta con el divertimento general de los demás textos (véanse como ejemplo las locas asociaciones en “Relicario” o la cruda descripción de un tirano decadente en “Narciso”). En ese supuesto desliz está el signo de que más de uno de estos textos está escrito bajo el gozo asociativo del lenguaje y la imagen, con la graciosa tensión entre la intertextualidad quevediana y el lenguaje popular, pero también en medio de la vibración y la furia del exilio.   

La poesía que no se lee como un sobresalto, que no provoca sobresalto, que no es ella misma sobresalto, no merece la pena. La literatura que no aboca al precipicio y al éxodo (es decir, al desvío) está demás.

Por esas mismas razones habrá que leer, más de una vez, la obra de Néstor:

 

Sobresalto

Como cuando desciendes

en carro pasajero por un montículo

y te abocas al precipicio

y a la roca que rueda

y que se aproxima velozmente

por el cañón de una caverna

en lo remoto de un país exótico

en un templo situado en las entrañas

del mundo, y recibes un susto,

así quiero que entiendas este libro,

que viajes por sus pasadizos

como un carro loco desbocado

pero cuyo peligro ha sido calculado:

los raíles conducen al punto de partida,

a la vida evocada y al pasado,

aunque nada de eso sea otra vez lo mismo.

Anuncios

Un comentario el “‘Sobresalto’ de Néstor Díaz de Villegas

  1. NDDV
    marzo 1, 2017

    Gracias, querido Yoandy. Esta nota me confirma que tu interpretación es siempre certera y muy lúcida. Tu lectura misma es emocionante. Agradecido. N.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 1, 2017 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: