El Jardín de Academos

Cuaderno de Crítica y Poesía

La (hermana de) Aquiles

Screen Shot 2017-10-10 at 1.05.13 AM

En una noche dedicada a Dionisos, las muchachas, entre cantos y danzas, se abrazaban enfebrecidas. Las caricias de la recién llegada hija de Tetis, hermana de Aquiles, a la hija del rey, Deidamia, dejaron de ser suaves gestos de amigas, de confidentes y fueron mucho más allá. Estacio es parco en detalles, pero de aquella noche nació un niño con el paso de los meses.

Palpando bajo los vestidos se descubren, se rozan. Estacio diferencia los abrazos previos, los muchos besos entre amigas, del abrazo de la noche báquica: toto pectore veros admovet amplexus. Deidamia, la más bella hasta entonces, yace entre sofocos y espasmos, con la que ahora la supera en belleza. Ser la hermana de Aquiles, entonces, se traduce en ser Aquiles con ropas de mujer. Asistimos, en Estacio, a una escena semejante a la de Tacones lejanos de Almodóvar: Rebeca (Victoria Abril) ayuda a cambiarse de ropa al Juez Domínguez/Femme Letal (Miguel Bosé), y ahí mismo se enredan desaforadamente.

El primer libro de la Aquileida termina con la única noche que duró el matrimonio entre Deidamia y el hijo de Tetis, ya descubierto entre las doncellas y listo para salir hacia Troya, es decir, para marchar a la muerte.

Ninguno de los dos, ni el espacio femenino ni la guerra, permiten a Aquiles una realización total. Ni la institución del matrimonio ni el ideal bélico lo satisfacen del todo. Ya en el campo de batalla querrá dar un paso atrás, alejarse, abandonar, huir, como lo quiso hacer también entre las muchachas. No le sirven ni las telas femeniles ni el escudo. El dilema mayor de Aquiles, ese joven que puede ser la más bella doncella de una isla o el guerrero por el que se detiene toda una empresa bélica, es que su espacio ideal va en contra de todo convencionalismo, de todo control legislativo o social. Aquiles es una mezcla inasible de violencia y deseo, de fuerza y hermosura, de tosquedad y refinamiento.

Por eso, tanto el buque AP-41 de la armada chilena como el vestido de novia de Rosa Clará confeccionado para la temporada otoño-invierno de 2018, llevan su nombre. Entre esos dos extremos, Aquiles sigue convocando.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 10, 2017 por en Arte, Autores, Crítica, Creación, Tradición clásica, Tragedia griega.
A %d blogueros les gusta esto: